Buscar

ENTRENAMIENTO Y GESTIÓN DE JUGADORES EN LA PONENCIA DE JUAN MANUEL ESPARCIA ORGANIZADA POR LA FTM

Actualizado: 31 de oct de 2018

Su currículo profesional hacía presagiar una charla llena de grandes experiencias, de interesantes ideas y de divertidas anécdotas, y así fue. Juan Manuel Esparcia se acercó el pasado miércoles a la Ciudad de la Raqueta para hablarnos de cómo es, desde su punto de vista, el entrenamiento y la gestión de los jugadores desde su etapa formativa hasta su salto al mundo profesional. Aunque ha entrenado también a la alemana Anke Huber y al portugués Frederico Gil, se centró, en gran parte de su charla, en sus años con el español Guillermo García López.

Según sus palabras, muchos jugadores que llegan al circuito profesional no alcanzan su máximo potencial en gran parte por las carencias que provienen de su etapa de formación. Por esta razón, “es importante dotar a los jugadores de herramientas, no poner nuestras metas por encima de las del jugador y utilizar la competición como medio de desarrollo”.

A la hora de realizar una planificación con el jugador, es importante, destacó, “conocer bien al jugador, pensar en un trabajo a largo plazo (2-3 años), preparar para el éxito y el fracaso, poner medios y pedir ayuda si es necesario, desarrollar entrenamientos con otros jugadores y realizar el trabajo en equipo con una voz unificada”.

En cuanto a los objetivos, para Esparcia es fundamental contar con objetivos rendimiento, pero también con objetivos generales de desarrollo. En este sentido, habló de tres tipos de competición que él tenía en cuenta: las de rendimiento, las de formación y las de formación libres. Además, hizo especial hincapié en las competiciones por equipos, que tienen, por ejemplo, exigencias de saque mayores, ya que en ellas se juegan dobles.

El ponente detalló las herramientas necesarias de un jugador (técnicas, armas de juego juego de pies y cualidades coordinativas) y las tácticas a seguir (importante el inicio de jugada con saque y resto, y los intercambios con alturas, velocidad, efectos, defensa, cobertura de pista, anticipación, etc.)

Es muy importante, según Esparcia, recordar que los jugadores son primero deportistas y luego tenistas, que hay que preparar una carrera larga y que tenis moderno se basa en la resistencia, la fuerza/explosividad, la velocidad, la destreza y la anticipación. En la parte mental que hay que trabajar con los jugadores, sobre todo los de la etapa de formación, el ponente destacó la importancia de la diversión, la pasión por el tenis, la motivación, la confianza en uno mismo, el manejo de la energía, el control de las emociones, disfrutar con la presión y saber manejarla, actitud positiva ante la competición, buenos hábitos de trabajo y disciplina, responsabilidad, independencia y actitud profesional ante las adversidades. Y nunca hay que olvidar aspectos como el entorno (familia, amigo, etc.), la educación (estudios, lectura, etc.), la salud (hábitos saludables, reconocimientos, descanso, etc.) y el ocio (lograr equilibrio fuera del tenis, interés por otros deportes, etc.).

En el trabajo en pista, Esparcia habló de la importancia de jugar partidos. Según él, lo mejor son los partidos de entrenamiento, pero hay que lograr un buen equilibrio entre ejercicios cerrados y abiertos.

En cuanto a la competición, Juan Manuel dejó clara la necesidad de equilibrar resultados y objetivos de formación, que deben quedar claros entre el jugador y el entrenador. De igual forma, comentó que es fundamental darle libertad al jugador cuando compite, hablar tras los partidos y hacer comentarios realistas y constructivos. Para Esparcia, el mejor momento para preparar un partido es antes del mismo y valorarlo justo después, aunque hay que saber leer al jugador y conocer sus momentos. Tras la competición, destacó la necesidad de hacer una valoración y reportar al resto del equipo, incluso a los padres. Y, si el jugador se salta una regla, hay que saber mostrar desacuerdo, pero hay que tener en cuenta también que el jugador puede tener razón.

En el organigrama que el ponente presentó para la gestión de jugadores en formación, destacó tres patas por debajo del coordinador:

  • Entrenador: área técnico-táctica, física y competiciones

  • Comunes: área educativa y mental

  • Padres: recursos económicos, área de la salud y logística

A la hora de decidirse por la vía de los estudios universitarios y el circuito profesional, Esparcia quiso detallar los costes que suponían para un jugador y su equipo. Según sus palabras, el coste anual para jugar en el circuito asciende a unos 120 000 euros al año, por lo que el jugador necesita estar entre los 150 ATP/WTA para tener un equilibrio económico. Además, recomendó que se diera el salto si está en el ITF Top 20, RFET Top 100, ATP 600, WTA 400 o similar. O también poder invertir al menos 120 000 euros al año durante tres años.

En cuanto a los servicios de los agentes,  Juan Manuel destacó los más importantes: contratos, patrocinadores, apelaciones, garantías, derechos de imagen, inversiones, seguros, etc.  Y para finalizar, dejó muy clara la importancia de plasmar en papel el contrato con el jugador para evitar desacuerdos posteriores, e incluir en él cláusulas como compromisos, funciones adicionales, dietas, compensaciones económicas, cláusulas de salida y penalización.



.




0 vistas

  ATP / WTA / ITF Tour Coach  International Tennis Consultant                   Phone: + 34 667614305  Email: jesparcia@esparciasports.com

  • https://www.linkedin.com/in/juan-man
  • b-facebook
  • YouTube Black Round
  • Twitter Round